Páginas vistas en total

viernes, 15 de enero de 2010

El Terremoto de Haití, una gran desgracia


Casualidades o no, este tipo de desgracias siempre se cierne sobre los países más pobres, allí donde la gente tiene menos recursos, y donde los gobiernos y las autoridades carecen de capacidad para hacer frente a situaciones de emergencia.

La realidad es que miles de personas han muerto y que muchas miles más están sin hogar, sin alimentos y sin poder cubrir sus necesidades básicas. Es el momento de la solidaridad, de dejar a un lado los protocolos y actuar rápidamente, porque esto es lo único que puede salvar muchas vidas. Es la hora de la ONU. Una oportunidad única para recomponer su descrédito. Todo el mundo ha de colaborar y lo ha de hacer de forma rápida.

Muchos ciudadanos de a pie nos preguntamos, ¿qué podemos hacer nosotros? ¿cómo podemos ayudar?. Cada cual que busque la manera de hacerlo, dentro de sus posibilidades. Se han articulado muchos canales de ayuda, a través de cuentas bancarias de ONG’s y otras entidades donde poder hacerlo.

Cuando pasen las urgencias, será la hora de la ayuda más importante, y que muchas veces queda olvidada. La de reconstruir el país y sus equipamientos básicos (escuelas, hospitales, etc...). Ahí también tendrán un papel importante las organizaciones solidarias de cooperación internacional, desde donde canalizar las ayudas de las administraciones locales, por ejemplo.

foto: El Periódico

No hay comentarios: