Páginas vistas en total

viernes, 13 de abril de 2007

Un divendres carregat de notícies

Aquest divendres tinc un munt de coses per explicar, comentar i opinar.
Amics lectors i amigues lectores del meu blog, avui m'ag
radaria disposar de més temps per poder escriure sobre tot allò que fa referència a l'actualitat, tant de Ripollet com de política general. Aprofitaré uns articles que surten publicats avui a El Periódico signats per Carlos Carnicero i Antoni Bassas per completar les meves reflexions, perquè expressen molt bé els meus sentiments.


Ripollet sol·licitarà la inclusió del Barri de Can Mas a les subvencions de la Llei de Barris de la Generalitat

Ahir dijous, en el marc d’un Ple extraordinari, varem aprovar el projecte integral del Barri de Can Mas per presentar-ho a la convocatòria d’ajuts que ofereix la Generalitat dins del marc de la Llei de Barris.

Un projecte ambiciós, amb un pressupost de més de 10 milions d’euros, dels quals, sol·licitem ajuda per a afrontar el 50%.

Espero que aquesta vegada, i ja és la tercera, es valori el projecte i sigui escollit i inclòs a la llista de barris subvencionats. El Barri de Can Mas s’ho mereix i necessita d’aquesta ajuda per a afrontar les grans transformacions que tenim previstes (recuperació de la masia de Can Mas, pla d’aparcaments, construcció del Centre Cívic, construcció d’ascensors en els edificis més antics, finalitzar la reurbanització del carrer Sant Jaume fent-lo més amable, remodelació del parc Primer de Maig, etc..).


Despedida del Secretario General del Ayuntamiento de Ripollet


Una vez finalizado el Pleno de ayer, y de común acuerdo con todos los portavoces municipales, procedimos, por sorpresa, a testimoniar nuestro agradecimiento a la labor desempeñada por nuestro secretario Sr. José Antonio Hidalgo a lo largo de estos últimos 18 años, y que hoy se jubila, al cumplir los 70 años. Se unieron a esta emotiva despedida su familia, antiguos concejales y numerosos trabajadores y trabajadoras de la casa.

Todos coincidimos en señalar su buen hacer, su gran profesionalidad, experiencia y trato con todos nosotros. Fue un acto muy emotivo, y sin duda dejará un grato recuerdo en todos nosotros.

En nombre de todo el consistorio, le hice entrega de la insignia de oro de nuestro Ayuntamiento.


Una catarsis imprescindible
Nadie que haya tenido que ver con las mentiras sobre el 11-M tiene sitio en la política española
 MARÍA TITOS

CARLOS Carnicero*
Se hace irrevocable la catarsis: "Expulsión espontánea o provocada de sustancias nocivas para el organismo". Nadie que haya tenido que ver con aquellas mentiras tiene sitio en la política española después de lo que ya se ha confirmado ante el tribunal que juzga la masacre del 11-M.
El sistema democrático se ha hecho incompatible con todos aquellos que colaboraron en las falsedades que siguieron al atentado de Atocha. Manipular aquellos hechos sobre la búsqueda entre los escombros de los trenes desguazados de casi 200 víctimas significa una ignominia que no puede tener fecha de caducidad. La catarsis se hace imprescindible e inevitable.

EL IMPACTO que debiera causar la constatación de una mentira tan gruesa está tamizado por la cantidad de manipuladores implicados en esta sórdida historia que tiene nombres propios. El primero de esta larga lista es Ángel Acebes. Pretende permanecer impasible ante la avalancha de pruebas que le señalan como el autor material de la gran mentira. Acebes no tiene un solo soporte en quienes dependían de él.
Agustín Díaz de Mera, exdirector general de la Policía y eurodiputado del PP, se ha quedado sin honra, pendiente de que la justicia examine sus testimonios, tan falsos como para no encontrar un solo apoyo en quienes invocaba para acreditar sus invectivas. Su equipo de confianza ha declarado en sede judicial, con el cronómetro de aquellos días en la mano. El resultado es desolador.
Demasiada gente debe dar explicaciones de su conducta: quienes cambiaron la programación de TVE la víspera de la jornada de reflexión para incluir películas sobre el terrorismo de origen vasco; la ministra de Exteriores, Ana Palacio, que dictó instrucciones para asegurar al mundo la autoría de ETA cuando ya estaba descartada; los diplomáticos que cumplieron unas directrices que sabían que eran fraudulentas; el director de El Mundo, que en su edición del 14 de marzo de 2004, el día de las elecciones, insertaba en su primera página, contra la evidencia, hasta tres noticias distintas que se referían a ETA como la responsable del atentado... La lista se ha ido ampliando en estos tres largos años en los que la teoría de la conspiración se apuntalaba sobre la pretensión de un eslogan de fácil acomodación al imaginario popular: Queremos saber la verdad. Ese oscuro personaje que lidera la AVT debería cambiar la pancarta que ha tenido permanentemente pegada en las manos por su dimisión.
No es cierto que una mentira reiteradamente repetida acabe por cuajar como una verdad. La larga marcha del sumario del 11-M ha sido un calvario para el juez que dirigió esta instrucción. Es hora de resarcirlo.
La Iglesia católica también debe revisar sus comportamientos. Es titular de una emisora que ha utilizado la mentira como herramienta de trabajo. El obispo de Huesca y Jaca, Jesús Sanz, sigue siendo pastor de hombres tras haber dicho hace unas semanas, en alusión al Gobierno socialista: "(...) pondrán más obstáculos para saber la verdad de la maraña confusa y confundida de otra matanza, el 11-M, cuya sospecha les mira". ¿Pretenderán el presidente de la Conferencia Episcopal española y el nuncio de su Santidad que los españoles pueden seguir escuchando las mismas voces en la COPE y en algunos obispados tras hacerse insoportablemente evidente lo que ha pasado durante todos estos años con el atentado de Atocha?
La catarsis no debe significar solo la expulsión de la vida política de los que han sido pieza fundamental de esta extorsión a la democracia española, construida sobre el dolor de las víctimas. No se trata solo de depuración de responsabilidades.

EN LA ESENCIA de estas conductas está un germen que, de seguir vivo, contaminará irremediablemente el futuro y la salud de la democracia española. Unos dirigentes capaces de esta ignominia no podrán nunca apuntalar una derecha moderna, democrática y europea, porque sus conductas están contaminadas por sus propias convicciones. No sirven para un sistema responsable de partidos. Los periodistas que han trabajado incansablemente para ocultar la verdad no tienen pedigrí profesional para trabajar entre nosotros: todo su crédito está cancelado. La Iglesia de Dios tiene que depurar de sus ondas de radio a los profesionales de la insidia y la calumnia que expanden un resumen mediático contradictorio con sus credos evangélicos. Las víctimas del terrorismo tienen que expulsar a los dirigentes que los han manipulado sobre el dolor de sus familias.
Pretender que no ha pasado nada, después de las últimas sesiones del juicio del 11-M, es resignarse a perpetuar una sociedad enferma. En este diagnóstico están incluidas casi todas las demostraciones de deslealtad y barbarie que hemos tenido que soportar desde que el partido que lidera Mariano Rajoy decidió que las mentiras con las que su Gobierno gestionó el atentado de Atocha podrían garantizar la deslegitimación del Gobierno democrático y constitucional que preside Rodríguez Zapatero. La catarsis es, sencillamente, inevitable.


El verdadero enemigo del pueblo




ANTONI Bassas
Periodista
Después de ver el ignominioso Ciudadanos de segunda, de Telemadrid, no tengo la menor duda de que los auténticos ciudadanos de segunda son los madrileños que tienen que soportar este canal.
La cosa empezaba (minuto 2) preguntándose si el castellano está en "peligro de extinción en Catalunya" (sic), gag sensacional que me hizo pensar por un instante si los periodistas que vinieron eran sordos y ciegos. Y mudos: ¿por qué no preguntaron por la calle si la gente creía que el castellano estaba discriminado? El reportaje se contradecía constantemente. Por un lado, la mayoría habla en castellano y, por otro, la mayoría es nacionalista y discrimina a los castellanohablantes. ¿En qué quedamos?
El programa, elaborado por la productora de El Mundo, obtendría un suspenso por tramposo en cualquier facultad, y merecería las disculpas de la presidenta Aguirre (sobre todo si aspira a la Moncloa), a menos que sea una estrategia de provocación en la que no debemos caer de ningún modo en Catalunya. La campaña, que se la haga ella.
En todo esto iba pensando antes de ayer cuando fui al Tívoli a ver el estreno de la obra Un enemigo del pueblo, que ha llevado a Barcelona el Centro Dramático Nacional. No se la pierdan. Porque, aparte del trabajo magistral de Francesc Orella, el texto del noruego Ibsen, que llega vía Madrid y en castellano, retrata, casualmente, la manera de trabajar de gobiernos como el de la Comunidad y la manipulación de sus medios afines.
En la obra, cuando el protagonista intenta decir la verdad, no se le deja hablar. Se lo impiden el poder político, que no quiere perder las elecciones; los medios, que no quieren perder audiencia, y el poder económico, que no quiere perder el negocio. Acto seguido, el pueblo es incitado a votar si considera al protagonista enemigo del pueblo. Naturalmente, el hombre es condenado con entusiasmo por la plebe. El hombre se queja de que tener la mayoría no es tener la ra- zón. Pero ya nadie le escucha.
Conclusión: no confundir el Centro Dramático Nacional con el dramático centro nacional.


Noves mesures per a impulsar la construcció d’habitatge protegit

Aquest matí he assistit al Palau de la Generalitat, juntament amb d’altres alcaldes i alcaldesses metropolitans, a l’acte de signatura del protocol de col·laboració entre la Mancomunitat de Municipis de l’Àrea Metropolitana de Barcelona i la Generalitat de Catalunya per a la promoció del Consorci de l’Habitatge de l’Àrea Metropolitana de Barcelona. És molt important unir esforços en una matèria tant important i que tant preocupa els nostres veïns. És d’agrair que per primera vegada el nostre govern autonòmic col·labori amb els Ajuntaments per tirar endavant polítiques efectives de promoció de l’habitatge públic protegit. Crec que aquesta és la bona línia, i des de Ripollet farem tot el possible perquè el desenvolupament d’aquest acord sigui ràpid i amb èxit.


Gratuïtat per als llibres de text

Aquest matí, abans de l’acte de signatura al Palau de la Generalitat, les converses de passadís entre els alcaldes i alcaldesses ha estat la notícia que ha sortit de la proposta de l’Ajuntament de Santa Coloma de Gramenet de sufragar la despesa dels llibres de text en l’ensenyament obligatori.

Al marge de les consideracions més o menys electoralistes i de l’oportunitat, tots coincidíem, i quan dic tots, em refereixo als representants de tots els colors polítics, en què és una qüestió que ens afecta de prop.

Hi ha opinions per a tots els gustos, i cadascú ho faria a la seva manera, entre d’altres coses perquè cada municipi és un mon. Tothom coincideix en que ha de ser la Generalitat qui assumeixi aquesta despesa, perquè estem parlant d’un dret universal, l’educació, i perquè no és competència dels Ajuntaments.

Una altra qüestió és que des dels Ajuntament forcem la màquina perquè aquesta decisió s’avanci al màxim, i és en aquest sentit que la proposta de l’Ajuntament de Santa Coloma pot servir per això.

Nosaltres, el meu partit, estem treballant propostes en aquesta línia, que sense dubte presentarem dintre dels nostres compromisos electorals a les properes eleccions municipals del 27 de maig, després d’una reflexió madura, valorant totes les circumstàncies i possibles problemes col·laterals que pot ocasionar una decisió d’aquesta mena. Crec que així és com s’han de fer les coses, sobretot els que tenim intenció de governar.