Páginas vistas en total

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Rajoy no da la talla



Han pasado ocho meses desde que el PP ganara las elecciones generales y Rajoy asumiera la presidencia del gobierno, y lejos de mejorar, la situación de este país parece caótica y sin control.
El paro aumenta, los impuestos suben y la economía se hunde. Ante esta situación, Rajoy sale a la palestra y anuncia que es consciente de que no está cumpliendo su programa electoral, pero que la culpa es de la situación actual que le obliga a ello. Una de dos, o nuestro presidente es un inconsciente o un incompetente, que no está a la altura del cargo que ocupa. ¿Es que no era consciente de la situación que atenazaba a España y de las perspectivas de futuro?. Pues eso, Sr. Rajoy es la principal misión de un político y de un líder.
Y esto lo digo yo, y también muchas otras voces, entre ellas, cada vez más un sector importante del propio PP. Nunca jamás, un presidente había dilapidado en ocho meses tanto soporte electoral, consiguiendo que el 75% de sus votantes consideren su gestión mala o regular. Los medios internacionales como el Financial Times o el Wall Strret Journal le han puesto recientemente a caer de un burro, diciendo más o menos que es un inconsciente y un irresponsable que no tiene claro el rumbo que ha de tomar nuestro país, que no toma las decisiones acertadas, y sobre todo, las toma a destiempo. El problema es que el descrédito internacional de Rajoy va acompañado del descrédito de España
Todavía colea en Europa su decisión de retrasar los presupuestos tres meses para no influir en las elecciones andaluzas, y ahora, se teme en esos mismos foros, que el rescate se retrase para no influir negativamente en las elecciones vascas y gallegas, ya que esa petición irá acompañada de lo que muchos ya venimos anunciando desde hace tiempo: la bajada de las pensiones. Con este panorama, Rajoy mira más a los intereses de su partido que al del país, siguiendo nuevamente la línea del engaño a la ciudadanía.
Al PP en estos momentos, le crecen los enanos. Hay un sector potente y numeroso en su partido que le cuestiona más o menos abiertamente, los medios de comunicación de la derecha no le dan tregua y le ha salido un competidor con la reciente formación del partido de Mario Conde. Muchos allegados suyos temen que haga bueno a Zapatero, que soportó momentos iguales o peores, y que los ventiló con más acierto.

No hay comentarios: