Páginas vistas en total

miércoles, 12 de noviembre de 2008

¿Qué pasa con Carlos Fabra?


Esta es la pregunta que me hago cada vez que aparece una noticia sobre este personaje, y la verdad, últimamente aparecen a menudo, todas relacionadas con procesamientos sobre posibles corruptelas.

Desde hace diez años este señor se está riendo de la justicia, apoyado por su partido, el PP, cuyo presidente Rajoy ha dicho hace unos días que dicho señor es un ciudadano ejemplar.

Ejemplar no sabemos si es, pero que este Sr. Fabra tiene una historia siniestra, eso no lo discute nadie. Descendiente de una familia caciquil de Castellón, que lleva más de 150 años en los ámbitos del poder (sobre todo, la presidencia de la Diputación de Castellón), que es hijo del presidente franquista de la Diputación de Castellón, cargo que ostenta desde hace años el Sr. Fabra. Vaya, una buena perla.

Pero el tema de fondo no es este, sino el estilo de hacer política del personaje. Sólo hace falta darse una vuelta por los pueblos de Castellón y encontraremos en todos ellos alguna placa que testimonia su gratitud a este señor (sí, sí, personalmente) por su ayuda a construir cualquier equipamiento. Perdón, en todos ellos no, en los que no gobierna el PP, nada de nada. A esos, a pan y cuchillo, por portarse mal.

Desde hace muchos años, en los mentideros de la provincia, se comenta, porque se sabe, que este señor no es trigo limpio. Detrás de esa apariencia siniestra, se encuentra un hombre que maneja los hilos del partido y del poder de la provincia, y todavía no ha habido nadie (ni Aznar, ni Zaplana, Ni Camps, ni Rajoy) que se atrevan con él. Debe de saber mucho el hombre, y además, ¿quién facilitaba las famosas vacaciones de Aznar y su familia en Oropesa del Mar, en la casa de "Don Porcelanosa"? Imaginémoslo.

El caso es que, como decía, lleva diez años eludiendo a la justicia, y eso sí es preocupante. Lo que no consiguió otro ilustre personaje, el Sr. Jesús Gil, lo está consiguiendo este, con menos ruido: eludir a la justicia.

Da escalofrío pensar que su caso de presunta corrupción ha sido tratado ya por cuatro fiscales y ocho jueces distintos (todos llegan con muchas ganas, y al cabo de un tiempo, piden el traslado voluntario). Esto como mínimo, mosquea. ¿Es que la justicia no tiene remedio para estas situaciones? ¿Por qué se marchan tantos jueces y fiscales? ¿Por miedo? ¿Por amenazas? ¿Porque han sido “untados”?

Verdaderamente es un escándalo. No quiero pensar lo que pasaría si este señor fuese del PSOE. La última que se comenta por la provincia es que la petada que va a pegar Marina d’Or va ser de escándalo. Y curiosamente, otra vez nos encontramos al Sr. Fabra involucrado. ¡Qué casualidad!

El Sr. Carlos Fabra posee 94 cuentas bancarias conocidas. En 1999 ingresó 600.000 euros de procedencia desconocida. Por asesorar a alguna empresa cobró entre 2000 y 2004 la friolera de 814.000 euros e ingresó seis millones de euros sin justificar. Evidentemente, durante todos esos años, su declaración de renta le salió “a devolver”. Eso sí, es un hombre de suerte, ya que le ha tocado tres veces la lotería. La última, el año pasado en el sorteo del Niño (dos millones de euros) ffffff…que tufillo más “blanco”.

Mucho me temo, que igual que le pasó a Al Capone, este buen hombre tendrá que rendir cuentas porque la implacable Hacienda no perdona a nadie, más que porque la justicia haga eso: JUSTICIA.

1 comentario:

ricard dijo...

Hola,

Paso un enlace de Youtube donde se puede ver como la diputada Monica Oltra, de Iniciativa del Poble Valencià , pregunta al Presidente de la comunidad valenciana, Frnacesc Camps, que como medida anticrisis averigue el número de loteria al que jugará Fabra esta Navidad, y la Generalitat compre todas las participaciones antes que él.


http://es.youtube.com/watch?v=ZjL1hTLgrxQ