Páginas vistas en total

sábado, 5 de noviembre de 2011

Cuando la transparencia se convierte en manipulación


Apelando a un ejercicio de transparencia, el grupo político del Colectivo Obrero Popular (COP), grupo de oposición en el Ayuntamiento de Ripollet, ha insertado dos hojas de publicidad en la Revista de Ripollet de esta semana, que contienen una relación con las asignaciones del alcalde y del resto de concejales del Ayuntamiento, y también algunos comentarios que pretenden ser aclaratorios.
Un ejercicio de transparencia que tiene poco mérito, puesto que los datos a los que hacen referencia son públicos, aprobados en el Pleno municipal, y que ya fueron publicados hace algo más de cuatro meses por la propia Revista de Ripollet.
Flaco favor hacemos a la transparencia, a la democracia, y de paso, a la credibilidad en la política y los políticos, cuando apelando a la transparencia generamos confusión y trasladamos datos erróneos o manipulados. El hecho de tener que contradecir los datos publicados es perverso, porque el ciudadano lo percibe con cierta confusión. Y es esta confusión la que beneficia al COP, sobre todo si se habla de temas tan sensibles para la ciudadanía en unos momentos tan delicados como los actuales.
La manipulación de las cifras que aporta el COP consiste en utilizar diferentes baremos entre unos datos y otros, incluir las aportaciones empresariales al salario bruto, utilizando la famosa letra pequeña para hacer aclaraciones. Estos datos quedan en evidencia simplemente contrastándolos con los datos que la misma Revista de Ripollet publicó el 1 de julio de 2011 en su número 692. 
Creo que no hay que añadir nada más. La transparencia fue ejercida en su momento por el gobierno municipal y trasladada a los ciudadanos  a través de este medio de comunicación local. Recomiendo leer los comentarios periodísticos sobre la comparación de las asignaciones de Ripollet con otros municipios.
Mención aparte merecen otras afirmaciones. Dicen los del COP que “el alcalde tiene una persona de confianza contratada por el Ayuntamiento”. Lo que no dicen los del COP es que la persona que ejerce de secretaria de alcaldía es funcionaria del Patronat Municipal de Cultura. Por lo tanto, el Ayuntamiento de Ripollet no tiene cargos de confianza contratados. También en este aspecto se pueden hacer comparaciones con cualquier otro municipio.
Y también, en un alarde de pretendida honradez, se dice en el panfleto que los concejales del COP no perciben la cantidad asignada por el Ayuntamiento porque la destinan a campañas y el mantenimiento de la sede. Como si a los demás partidos nos pagaran los gastos de las campañas y el mantenimiento de las sedes. Pero los del COP no han sido transparentes del todo, porque se les ha olvidado decirles a los ciudadanos que su grupo tiene una asignación mensual del Ayuntamiento de 798 euros. Una cantidad que cobran todos los grupos municipales en función de una cantidad fija igual para todos y otra variable en función del número de concejales de cada grupo (también está explicado en el artículo de la Revista de Ripollet). Si los del COP utilizan las asignaciones de los concejales para hacer campañas y mantener su sede ¿para qué utilizan la asignación de Grupo, si está pensada justamente para eso?
También se les ha olvidado decir en su panfleto que este mandato recién estrenado, habiéndose incorporado el grupo de ICV al Pleno, los gastos destinados a salarios, asistencias y asignaciones es menor que los últimos cuatro años, debido a una rebaja del 8% en el salario del alcalde, un 6% en los tenientes de alcalde, un 33% en las asistencias a los Plenos, entre otros. Esto significa que la propuesta que propuso y aprobó el equipo de gobierno municipal es austera y acorde con los tiempos que vivimos. Estos datos también forman parte de la transparencia y es importante que los conozcan nuestros vecinos.
Es curioso que esta información, así como la valoración del pacto de gobierno (PSC-CiU) llegue con cinco meses de retraso. O bien los del COP trabajan a cámara lenta o son unos oportunistas manipulando datos públicos en plena campaña electoral.
No deja de ser una forma marrullera de hacer política.

8 comentarios:

Alberto Castro Belmonte dijo...

No es de extrañar esa actitud del COP. Ni es la primera vez ni, me temo, será la última. La fórmula es simple: se difunde un rumor negativo sobre alguien y a dejar que se extienda. Lo menos importante es si es cierto o no.
Por qué hacen el comentario ahora? Es un aspecto muy interesante ..... oportunista?
Parece claro que SI.
Creo que lo que Ripollet necesita es gente con ganas de construir y no cantos de sirena que lo único que demuestra es su escaso nivel para afrontar con seriedad el difícil momento que estamos pasando.

Anónimo dijo...

No entiendo que el COP publique estas cosas sin son falsas. Si lo que usted dice es verdad, deberían pedir disculpas.

Anónimo dijo...

Al anónimo anterior:

Lo que publica el COP no es falso.

Anónimo dijo...

Lo que no quieres decir, Juan, es que lo que dice el COP sobre el uso que le da al dinero percibido es que ellos no tienen ningun concejal ni nadie en su partido que cobre dinero. Es decir que todo lo que cobran los concejales lo ceden al grupo. Se sobre entiende que el dinero que percibe el grupo, tampoco se lo queda ninguno de ellos, por eso no lo publican.

Espero que no hagas la manipulacion tu, y publiques este comentario.

Anónimo dijo...

Para Alberto:

Cual es el rumor extendido? No es cierto lo que publican?

Veamos cómo resolvéis vosotros "el difícil momento que pasamos". Supongo que tenéis la solución como causantes que sois del problema...... Al menos tendréis alguna pista....

Anónimo dijo...

Ahora entiendo a los señores del COP son muy solidarios y ellos no cobran nada y se lo dan al todo al partido por eso de vez en cuando nos empapelan el pueblo de pegatinas y fotocopias.

Anónimo dijo...

Vaya, habéis borrado un comentario.... en el cual ni se insultaba, ni nada parecido, simplemente se debatía lo que algunos dicen por aquí.

Muy bien Juan, no me esperaba menos de ti.

Juan Parralejo dijo...

Sr/Sra. Anónimo,
Como queda demostrado, no censuro (en singular, porque el mantenimiento del blog lo llevo personalmente) los comentarios, digan lo que digan, siempre y cuando sean respetuosos.
En el caso de que se ofrezcan datos o acusaciones hacia personas o entidades, no tengo problema alguno en publicar los comentarios, siempre y cuando vengan identificados, y así, la pesona que escribe se haga responsable. De lo contrario, el responsable sería yo.
Por lo tanto, anímate y vuelve a enviar el escrito. Seguro que si lo que dices es verdad, no tendrás problema en identificarte, como hago yo y otros comentaristas.